¿Realmente quieres emprender?

Visitas: 6235

Emprende, claro que si, pero con cabeza.

¿Realmente quieres emprender?

Hoy en día estamos viviendo una explosión importante de personas que quieren emprender. En otros artículos que me he encontrado, se habla de los motivos fundamentales  de esta situación que básicamente se resumen en dos: por vocación y por necesidad.

La necesidad de personas que han perdido su puesto de trabajo y ven en el emprendimiento una forma de poder sacar sus economías para adelante. La vocación no esta reñida con la necesidad pero este tipo de emprendedor entienden este estado como una profesión y hay ciertas características, que veremos mas adelante, que le diferencian de la necesidad económica.

 Las nuevas tecnologías ayudan a que en 3 días, se tenga una empresa virtual y puedas empezar a emprender. Lo que se llamaba folleto antiguamente, hoy es una página web. Tenemos emprendedores de todos los sectores y de todas las profesiones. Pero la pregunta es. ¿ son realmente emprendedores? Cuando se inicia el camino ¿Se tiene claro cual son las habilidades personales que se requieren para ser emprendedor?. ¿Se tiene claro que implicaciones personales conlleva el concepto de emprender?. ¿Se diferencia entre un perfil de trabajador por cuenta ajena o de emprendedor?.

Si se quiere emprender se tiene que tener claro todas estas reflexiones ya que el emprendimiento supone una aventura que puede llevarte al éxito o al fracaso.

Para ser un emprendedor se requiere tener cierto perfil, ciertas aptitudes y ciertas características de personalidad. Muchos autores coinciden que los factores mas importantes a tener en cuenta:

  • El emprendedor tiene una personalidad idealista y un sexto sentido para encontrar oportunidades de negocio que generen dinero e buscan de una manera activa ponerlos en marcha. No les obsesiona el dinero como el único fin del emprendimiento.
  • Buscan la autonomía en su trabajo y saben que significa a la hora de organizar su tiempo y sus prioridades. Son rigurosos con la planificación y piensan lo contrario de lo que se piensa. Tener tu empresa es más trabajo y más horas ocupadas. Trabajar 8 horas al dia y olvidarse del trabajo no forma parte de su personalidad.
  • El concepto de riesgo lo tienen asimilado. Saben que apuestan por sus proyectos y el miedo no les paraliza la acción de emprender. Cuando conocen a un emprendedor de éxito no piensan que ha sido “magia” o “suerte”. Saben el esfuerzo, tiempo y riesgo  que han invertido para lograrlo. Saber medir los riesgos analizando el entorno, productos y servicios y la viabilidad de su emprendimiento.
  • Son creativos para la solución de problemas y buscan soluciones ingeniosas con poco recursos o con los recursos disponibles, sin esperar a un mago sacado de una lámpara maravillosa.
  • Cierto grado de egocentrismo para demostrar que dominan un área concreta y que pueden aportar valor de una manera diferente a la que existe en el mercado ofreciendo un producto o servicio de calidad superior y distinto en el mercado.
  • Saben entender el  diversidad de tareas ya esta implícito en la forma de trabajar y no les supone un sentimiento negativo el hecho de tener que realizar unas tareas de menor cualificación de las que harían en  trabajos remunerados por cuenta ajena.
  • Tienen la capacidad de creer en ellos mismo y en sus proyectos asumiendo el riesgo del fracaso. Este tipo de autoconfianza es especial y muchas veces incomprendida por el entorno que le rodea. No confundir la autoconfianza con la idea de soñador. La autoconfianza requiere conocimiento de uno mismo en un plano objetivo y realista.
  • También están orientados al logro con una visión estratégica de los objetivos a conseguir y la planificación, ejecución y control de las acciones para llegar a tener éxito. La gran diferencia con un perfil de trabajador por cuenta ajena es el grado de implicación y compromiso en cuanto a riesgos personales y económicos que conlleva.
  • Tienen tolerancia a los pequeños fracasos que pueden surgir en el emprendimiento. Saber sopesar y aprender de los errores y tener la actitud positiva de saber afrontar los obstáculos que se pueden interponer en el camino y perseverar. Saben que se pueden equivocar pero también saben que el fracaso es no intentarlo de nuevo.
  • Tienen una fuerte orientación comercial el desarrollo de su proyecto, su puesta en marcha y su crecimiento y éxito van a depender de las relaciones que establezca en diferentes ámbitos, por lo que conviene que tenga facilidad para las relaciones personales, para la comunicación y para la negociación. Por supuesto, debe tener habilidades para la venta y una fuerte orientación al servicio a su cliente.

Si has leído atentamente todas las características, puedes pensar que todas sirven para trabajar por cuenta ajena. También puedes pensar que tienes la mayoría de ellas y que las que te faltan las puedes desarrollar en el tiempo. Y no estas equivocado. Para mi la pregunta fundamental que te tienes que hacer es. Durante el periodo de emprendimiento que vas a realizar ¿ Realmente disfrutas a pesar de las adversidades?. ¿Estas preparado para afrontar la gran aventura y disfrutaras del viaje? ¿Es lo que quieres hacer o es lo que tengo que hacer por motivos personales o circuntanciales?.

De cada emprendedor de éxito nacional e internacional que hayas podido conocer hay 500 que trabajan con un éxito moderado a su zona y 2.000 que deben de buscar otra actividad.

Emprende, claro que si, pero con cabeza.

Acerca del autor

Manuel Herrero
Manuel Herrero

Mi nombre es Manuel Herrero, pero todo el mundo me conoce como Manolo Herrero. Mi profesión siempre ha estado ligada a la consultoría de empresas en materias de Recursos Humanos, Marketing y Ventas. Leer +

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.

UA-102010896-1

Utilizo cookies para mejorar mis servicios y experiencia de usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.